Ojalá ninguno de tus miedos lleve mi nombre.


Porque la vida te ofrece escasas ocasiones donde zambullirte en el placer de reír con ganas abrazada a otro destino. La vida te ofrece la posibilidad de rellenar esa página en blanco con letra espontánea, con libertad, con aceptación, sin desear que ninguno de los dos cambie, sabiendo que nada nos pertenece salvo, ese instante, en el que se desea sin miedo. Y ahí empieza el desafío y/o la penitencia para quien ya va caminando junto a alguien.

Me parece una persona distinta de las que he frecuentado en las siestas de mis documentales. No es de extrañar, porque la fantasía suele acomodarse a los deseos y, adereza las imágenes con complementos inesperados, que uno no sabe que tiene en el sótano de su memoria.

Allí estaba la verdad. Y la verdad, es que siempre nos tenemos ganas. Y las ganas...que siempre han sido/y seran unas egoistas desmedidas, han mandado a tomar viento los pensamientos, los sobresaltos, los recuerdos de cualquier realidad y me concentro, tan sólo, en ser feliz contigo y disfrutar(nos) con este cielo que nos habita. ¿Es malo gustarse? Dime.

2 comentarios:

  1. Hay que aprovechar esas "escasas" oportunidades que la vida ofrece para ser uno/a misma, y a ser posible buscarlas en cada instante, pues qué nos queda si no, que el hecho de ser tal cual y vivir como a una le parezca mejor. Y esa página en blanco que aderezamos con retazos de nuestra vida, vamos a llenarla con bellos detalles.

    A eso que llamas "sótano" yo le llamo la trastienda jaja y ahí la mente juega con la imaginación y con lo que no sabemos y el instante a veces se va al traste, ¿pero qué más da?, vendrán otros instantes mejores.

    Que no falten las ganas, querida Olivia, que no se repriman y que se disfruten con ellas. ¡A por todas! que estamos de paso y no me parece pero nada mal gustarse.

    Texto con tu singular firma que además ayuda a reflexionar sobre si en verdad estamos viviendo la vida tal y como nos gustaría.

    Hasta pronto, querida amiga.
    Besos y abrazos-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que lo llemes sótano jajaja El mío antes estaba lleno y casicasi no se podía acceder a él. Así que un buen día, estando de vacaciones, me dedique a hacer una lista de lo que NO queria en mi vida. Y ese sótano se vacío. Ahora entras y está ventilado, luz a raudales y casi está ordenadito.

      Me gusta perderme por donde quiera la vida llevarme, sin más equipaje que mis ganas de vivirlo todo sin intoxicar por experiencias vividas de otras/os. Me gusta el sabor de lo primigenio, lo inexplorado, lo autentico. Mi agenda la componen las personas que YO quiero que estén a mi lado. Me he vuelto muy selectiva y no quiero volar atada a nadie. Cada uno su vuelo, su aprendizaje que esperaré impaciente que me cuentes, pero después de que lo hayas vivido, no antes.

      Sí, que no nos falten las ganas, los instantes que por fugaces nos alimentan el doble. Y contarlo, sin imponerlo, sin dictar sentencia...Tan solo eso: compartirlo con las personas que quieres a tu lado.

      Gracias, amada amiga Mila, por estar a mi lado dejandome volar, siempre. Me haces muy feliz. Valoro y brindo por nuestra amistad. Tu recuerdo siempre tiene un hueco en mi lado izquierdo donde el tictac de mi corazón, él solo, compone melodias.

      Muchos abrazos y besos.

      Eliminar

Atrevete a decirme lo que piensas...Estoy deseando saberlo. Vaaaaaa, dímelo.