Sus palabras son estelas de cometa, cuando su deseo baila sobre mi.


Voy sabiendo algo de tí, que me complace. Cuando te da la gana ríes como una torrentera. Rehúsas la tristeza, pero valoras la melancolía. Amas a quien te ama. Eres como eres, estás hecha para gustar.

Recuerdas bien el sabor de lo bello, lo tierno, lo inocente y recoges las fresas salvajes del camino antes de que las aplaste la bota militar del tiempo que se escurre. Amas las cosas grandes y pequeñas: al sol y a los niños, por ejemplo.


Tu patria es el amor y un par de proyectos que día a día diseñas con la estrategia tranquila de la araña. Has vuelto a tus raices después de un  tiempo extenso al lado de un tipo que sólo sabía mirarse el ombligo. Ahora me dices, con sonrisa en los ojos, que has vuelto a sentir la felicidad. Ahora tus ojos brillan, tu deseo tilila, tu fantasía tiene alas y alargas mis noches entre semana en vigilias de baile con palabras y  besos. Nuestras palabras bailan, tu deseo me enciende y yo deseo estar a un abrazo de tu pantalla. Siempre.


Defines la libertad como la posibilidad de hacer lo que te gusta y sacas la lengua a la hipocresía y a las palabras carentes de sentido. Te miras al espejo y te encuentras digna de tu propia amistad. Prefieres desgastarte a enmohecerte. Y eso me gusta.


Admiro también la dispersión generosa de tus encantos y el impetú que asoma a tus ojos cuando te irritas, cuando te enfadas conmigo. Eres glorosiamente hermosa y caprichosamente detallista, como la escarcha en los cristales. Como la vida.


Ahora dame la mano, ya lo sabes: te quiero.

10 comentarios:

Atrevete a decirme lo que piensas...Estoy deseando saberlo. Vaaaaaa, dímelo.

No me quieras tanto. Quiéreme mejor.


Voy a tirarte del delantal o los leggings para sacarte los colores. Lo que voy a plantear es fuerte pero como lo siento, lo escribo. No me gusta la violencia. Ninguna. Pero me parece absurdo que se arramble con los hombres cuando sale otra mujer muerta en las noticias por violencia machista. Mira, te lo voy a decir bajito para que menos duela: casi la totalidad de las muertes de estas mujeres es producida/causada por otras mujeres aunque...quien ejerza la violencia sea un hombre. Piénsalo antes de seguir leyendo.

Que levante la mano quien en su casa no ha vivido la situación de que la mamá/madre de un hijo varón no ha bebido los vientos por su hijito. Sí, esa que se quedaba de guardiana hasta que regresaba su varón del finde envuelto en elixires varios y la mamá/madre dispuesta a llevarle un vasito de leche/cola cao para que el varón duerma bien la resaca. La que cuando el varón le dijo a su mamá/madre que había encontrado novia se puso energúmena enumerandole todos los sinsabores que le esperaban al lado de una "lagarta". Y diciéndole bañada en dolor: "Y cuando te dejé seco aquí estará tu mamita/madre pa' consolarte. ¡¡¡Porque no lo olvides, hijo mio: Como te quiero yo, que te he parido, no te va a querer nadie!!! El día de la boda la mamá/madre lloró lo indecible porque "se le iba lo mejor de su casa". Una fría tarde de mudanza cuando regreso a la casa materna, ya separado pero trayendo también un nieto, ese día, volvió la sonrisa al rostro de la mamá/madre. Y voy  a contarte en que acaba este "idilio" madre/varón.

Sí, lo pienso y lo voy a escribir. Muchas mamás/madres estan enamoradas de sus hijos "varones". (¡Vaya tela! Cuando nace un niño todos vociferan "he tenido un varón" En cambio, cuando es una niña, ya no vociferan. Lo dicen con voz casi en susurro: "Sí, una nena") Y esas madres, con esa mezquina actitud siembran la mala baba en los hombres que deberian respetarlas. Ellas son las causantes de todo el asco que les profesan a las mujeres. Está inyectado en vena por sus madres que se creen que al formar pareja/casarsen las están robando a su hijo. Así que menos leña con algunos hombres y más fuego con algunas MADRES TÓXICAS. (Sin llegar a la violencia, claro)

5 comentarios:

Atrevete a decirme lo que piensas...Estoy deseando saberlo. Vaaaaaa, dímelo.

Pinto cuadros con baile de palabras donde destellan sus alas de mariposas.



Me gustaría (saber) pintar cuadros para poder resumir en colores lo que siento a tu lado:
el naranja, sería el llanto de tu caida en bici,
el rojo, donde a chocolate saben tus palabras despues de la cena,
el azul, tus labios aristocráticos,
el verde, el mundo que te rodea,
el gris, todo lo que no te gusta,
el negro, el fondo de armario de las sensaciones,
el blanco, conformando la luz de tu belleza calmada,
el marrón, el cofre donde escondes todas esas naciones que descubres cuando bajas a la calle en un día de lluvia.

En fin, un pequeño baile de letras que incluye gajos de mandarina donde se alimentan los besos que no nos dimos este otoño. Me miras y sé que me dices: No puedo bailar contigo, siento frío y voy descalza. Yo te miro con ojos llenos de verano y te digo al oido, como un susurro: Déjalo, que todo sea duda como un columpio mecido por el viento. Que todo sea una espera donde tu calma, decida.

8 comentarios:

Atrevete a decirme lo que piensas...Estoy deseando saberlo. Vaaaaaa, dímelo.