Sus palabras son estelas de cometa, cuando su deseo baila sobre mi.


Voy sabiendo algo de tí, que me complace. Cuando te da la gana ríes como una torrentera. Rehúsas la tristeza, pero valoras la melancolía. Amas a quien te ama. Eres como eres, estás hecha para gustar.

Recuerdas bien el sabor de lo bello, lo tierno, lo inocente y recoges las fresas salvajes del camino antes de que las aplaste la bota militar del tiempo que se escurre. Amas las cosas grandes y pequeñas: al sol y a los niños, por ejemplo.


Tu patria es el amor y un par de proyectos que día a día diseñas con la estrategia tranquila de la araña. Has vuelto a tus raices después de un  tiempo extenso al lado de un tipo que sólo sabía mirarse el ombligo. Ahora me dices, con sonrisa en los ojos, que has vuelto a sentir la felicidad. Ahora tus ojos brillan, tu deseo tilila, tu fantasía tiene alas y alargas mis noches entre semana en vigilias de baile con palabras y  besos. Nuestras palabras bailan, tu deseo me enciende y yo deseo estar a un abrazo de tu pantalla. Siempre.


Defines la libertad como la posibilidad de hacer lo que te gusta y sacas la lengua a la hipocresía y a las palabras carentes de sentido. Te miras al espejo y te encuentras digna de tu propia amistad. Prefieres desgastarte a enmohecerte. Y eso me gusta.


Admiro también la dispersión generosa de tus encantos y el impetú que asoma a tus ojos cuando te irritas, cuando te enfadas conmigo. Eres glorosiamente hermosa y caprichosamente detallista, como la escarcha en los cristales. Como la vida.


Ahora dame la mano, ya lo sabes: te quiero.

10 comentarios:

  1. Muy bonito +Olivia/Alex Howard. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaa Gracias, amigo, por tus palabras. Un saludo.

      Eliminar
  2. Un inspirado texto que sólo puede escribirse cuando empiezan a despertarse mariposas en el estómago.
    Lo comparto en mi perfil, Olivia/Alex y te felicito por tener buen gusto estético a la hora de escribir.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas mariposas que son capaces de arrancarte palabras para dar placer sensorial al que lee esas letras. Estímulos epidérmicos q nos hacen sentir la felicidad hasta en las tildes. Gracias por tus palabras.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  3. Que mejor residencia que en la casa del amor, de donde todo fluye con naturalidad y la anfitriona es una misma. Después se puede amar desde "lo más grande a lo más pequeño"
    Una buena definición para la libertad, y hermosas palabras las tuyas que traspasan la pantalla como un abrazo.
    Me gustó mucho tu relato.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La anfitriona, cmo tú dices, es una señora con gustos exquisitos. Esa casa del amor ya no la llena cualquier persona. Se ha vuelto selectiva y se cierra en banda cuando falta algún detalle decorativo. El amor hay q llenarlo de instantes y detalles.
      Gracias por estar. Y por tus hermosas palabras.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  4. Belleza vivida, sentida, y expresada. Felicidades!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu inesperada visita. Siéntete en tu casa. Abre todas las estancias y siéntete cómoda. Belleza de las palabras q nos hacen soñar, amar, vivir porque antes lo hemos sentido en nuestra piel.
      Un saludo cordial.

      Eliminar
  5. La libertad de encontrarse digna de ser amiga de una misma delante del espejo es gustarse a si misma, la conquista de cualquier patria a golpe de sonrisas en los ojos, deja mudo a cualquier ejercito, sacando bandera blanca, ante quien se quiere, se gusta y se acepta desnuda de hipocresias, vestida de vida....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero pedirte disculpas por la tardanza de responderte pero es q no he visto tu coment hasta hoy (snip) Sí, ese espejo donde el fiel reflejo q nos devuelve es el de una misma sin cara b, sin secretismos. Al natural. Como la vida misma...

      Eliminar

Atrevete a decirme lo que piensas...Estoy deseando saberlo. Vaaaaaa, dímelo.