Navegando Por El Mar De Mis Silencios.



Ya ves, si estuvierais aquí, a mi lado, me gustaría contaros como me va el circo de la vida que un día me dejasteís como regalo. Sigo pensando en juntar palabras y darles magia, no sé si llegaré a algo, no lo prentendo pero me gusta acariciar palabras y soltarlas al abrigo del viento, ese que a veces me enreda con su hilo de cometa y me jode la vida.

Me produce hastio volver a las noches que un día ame, por su fiesta, porque ya no me seduce la idea de encontrarme a tipos estereotipados con ganas de venderme glamour barato. Tipos que andan con una nube colgando de su nariz, riendo a modo de saludo, diciendo que ese sirocco nace de haberse tomado tan solo unas carlsbergs.

Ahora ya no tiro de agenda para ver que amistades sobreviven después del naufragio y mundanzas. Ya no creo en nada, cuando conozco a alguien e intenta venderme sin exito, el brillo de unas palabras edulcoradas con preguntas retoricas donde, la unica conclusión que saco, es que no quieren que les pregunte por su vida que viven tan happy, estando tan solos. Ya no busco encontrarte donde me mirabas de reojo y nos reiamos, luego a escondidas. Paso de oscuridades, no por miedo a fantasmas sino porque tú, fantasma, me dabas miedo.

Ya no me produce dolor, tan solo silencio, vuestra huida donde no pudimos decirnos adios. La vida es un vaiven de momentos donde llego, a la conclusión, de que el día que soy feliz, hago afterhours para alargar esa felicidad. Ya no invento hermanos mayores, dejé de ir a ciertos lugares, ciudades para no encontrarme de nuevo con vuestro recuerdo, dejé de recordaros para que el dolor se mitigara en una reminiscencia suave. Lo he conseguido. Ya no hay dolor. Lo que sí os dire es que hay días que me siento perdido y busco una sonrisa. La de mi madre. Esa no la olvido. Es mi salvavidas.

7 comentarios:

  1. Sinto a presença da tua mãe. Que as mães sejam felizes, por elas, e, pelos filhos que criaram.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando te crias en un ambiente feliz llevas un brillo en la mirada que no te abandona nunca. Las madres son eternas.

      Eliminar
  2. Coincido en muchas de estas ácidas imágenes que has utilizado para hacernos cómplices de este experimentado viaje por la vida. No tiro tampoco de agenda desde hace bastante tiempo para comprobar las amistades que sobrevivieron después de mis naufragios.
    Un abrazo y feliz fin de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así que tampoco tiras de agenda. Me alegra leerlo porque a veces pienso que hay que ser selectiva en la vida y con las amistades. Me gusta elegir. Y también he aprendido a decir NO. jajajaja Gracias por tus hermosas palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me identifico con la mayoría de cosas que has dicho..jeje. A estas alturas, vives para "ti" y los "tuyos", no buscas grandes alabanzas, ni noches locas..(al menos yo) en la naturalidad del día a día, se disfruta cada momento más que a los 18 jejeje. Me ha encantado tu forma de relatarlo todo con tanta belleza interior como siempre con el cariño que pones en todo lo que haces.
    Un fuerte abrazo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta tu forma de expresarlo: "En la naturalidad del día a día" Con los años se aprende a mirar la vida, descansar en los detalles y apurar el instante efimero de felicidad que te regala el día/noche. A mi me encanta que me sorprendas, vengas y me dejes escritas tus hermosas y sinceras palabras...Te aprecio mucho, Rocío.

      Un abrazo feliz.

      Eliminar
  4. Gracias a ti por existir y hacernos la vida más bella con tu compañía y tus letras.
    Muchos besos ;)

    ResponderEliminar

Atrevete a decirme lo que piensas...Estoy deseando saberlo. Vaaaaaa, dímelo.