Echar a Volar


Siempre que se empieza una nueva aventura se tiene miedo a no llevar todo lo necesario para la travesia. Esta vez cuento con ganas, entusiasmo y algarabia. No quiero depender de nada ni de nadie para llevar a cabo mi plan. Salgo a la aventura, sin gps que me guie, haciendo parada y fonda donde me plazca, hablando con las gentes con las que tenga ocasión de cruzarme, sin juzgar nada, con ganas de aprender y absorber toda clase de experiencias que se me presenten y que me apetezca hincarles el diente. Ese es mi propósito. Empecemos, entonces.

0 comentarios:

Atrevete a decirme lo que piensas...Estoy deseando saberlo. Vaaaaaa, dímelo.